Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

 

¿Estas desmotivado?

Es increíble hablar de  motivación cuando la crisis es una de las mayores preocupaciones entre los ciudadanos y un tema de conversación diario  en diferentes ámbitos.

Muchos trabajadores se sienten decepcionados y frustrados por la reacción de sus empresas y directivos ante la crisis. Creen que están pagando los platos rotos de una mala gestión y de una baja calidad directiva. 

Pero debemos adaptarnos rápidamente a la nueva situación y mirar al futuro. Mantener o recuperar la motivación en las actuales circunstancias no es sólo pensamiento bienintencionado, sino también un imperativo para la sostenibilidad de los negocios. El miedo puede mantenernos despiertos y activos en el corto plazo, pero en el medio y largo plazo genera reacciones contraproducentes y acaba por paralizarnos. Hablemos entonces de algunas formas de superar el miedo y de mejorar la motivación.

Una buena estrategia de motivación debe partir de un análisis realista de nuestras posibilidades. En las situaciones adversas sobreviven aquellos que evalúan con objetividad sus opciones e intentan aprovecharlas al máximo. Debemos dejar de lamentarnos o de buscar soluciones mágicas. Fijemos objetivos claros y alcanzables, acordémoslos entre todos, y pongámonos a trabajar con paciencia y constancia por los mismos.

Nunca como ahora ha sido tan importante fomentar la innovación, y ésta depende básicamente de las personas. Innovar no es sólo inventar un producto o tecnología novedosa y disruptiva, sino también mejorar gradualmente nuestros procesos para lograr más calidad y ser más eficientes.Expertos en el área laboral y de Recursos Humanos recomiendan las siguientes estrategias: 

1. Sé honesto

"Es indispensable que bajo ninguna circunstancia trates de engañar o confundir a tu equipo, pues siempre se reconoce la falta de honestidad"

Si tienes la reputación de ser una persona sincera, es un bien de inestimable valor, con el que siempre podrás contar cuando necesites mantener involucrado a tu equipo.

"Si te equivocas tú o algún otro ejecutivo, es necesario que lo admitas. Si fracasan, acéptenlo", dice el director general del portal de empleo Bumeran Mateo Cuadras. Esta honestidad le hará ganar la confianza del equipo y en los momentos buenos, te apoyarán; y en los malos, será más fácil que les comuniques malas noticias.

2. Cree lo que dices

Debes estar convencido de lo que les estás vendiendo a tus empleados, si no ellos lo percibirán y puedes perder no sólo su confianza, sino su apoyo laboral.

"Recuerda que el nivel de convicción y entusiasmo tiene un fuerte impacto en la audiencia, porque es lo que permite o impide obtener la motivación que se busca"

3. Crea vínculos

Enfócate en posicionar a tu equipo en el centro de tu comunicación.

Los expertos recomiendan anticipar sus temores y aspiraciones, sobre todo cuando se aproximan cambios mayores o grandes reestructuras.

"En la mayoría de los casos brindar un enfoque global, aunque poco positivo, ayuda a que los empleados se sientan más cómodos y tranquilos, porque saben qué esperar"

Procura además evaluar todos los escenarios de las acciones de la empresa para todos los involucrados, así lograrás informar e involucrarlos en la conversación. No olvides responder a todas sus preguntas y objeciones. Finalmente nunca dejes de ser cuidadoso y mostrarle tu empatía.

4. Mantén un diálogo "de dos vías"

"Es importante generar tantas oportunidades de comunicación bidireccional como sea posible. Las discusiones de arriba hacia abajo no son suficientes"

También es necesario aceptar opiniones, ideas y preguntas de todos los integrantes del equipo.

5. Escríbelo

Refuerza tus mensajes enviándolos en todos los formatos que sean posibles: lo primero es decirlo personalmente, después hay que reiterarlo en mails, newsletters, boletines, videos, etc. No olvides que los mensajes deben ser claros, coherentes y precisos.

6. Mide el impacto

La mejor forma de evaluar si estás o no logrando comunicar y motivar a tu personal es recibir una retroalimentación frecuente de tus colaboradores. Intenta establecer un proceso definido para esta calificación y atiende estratégicamente cada propuesta.

La idea es no quedarse estancados en las malas circunstancias, ya que cuando más tiempo te aferres a ellas, menos vas a poder progresar.

¡ Ánimo ! y suerte